miércoles, 8 de julio de 2009



La silueta textual de este pomea en prosa es tal cual, lo mandó una profe de didáctica del IPA hace unos años por mail. En el asunto del mail se lee: Para trabajar. Aun no me he animado a trabajarlo en clase, en calquier momento lo aprovecho, el tema en estos momentos en interesante...


PSALMO GLOBAL

Quién recibió a Colón en aquel año
de mil cuatrocientos noventa y dos,
quién tocó con sus dedos las cuentas de vidrio
y le asombró su imagen
reflejada en pequeños espejitos,
está sentado hoy en medio de la oscuridad,
los ojos incrustados en la pantalla luminosa de su monitor
como frente a un altar, cree que ha llegado
un nuevo tiempo en que los hombres son al fin
iguales, desde el norte hasta el sur, porque el
Dios Generoso de la Globalidad ha bajado por
un río instantáneo de chips y fibras ópticas para
bendecirlo, para decirle Hijo, tú eres igual a tus
hermanos de Nueva York, París y San Francisco,
aquí te ofrezco el mundo que te fue negado hasta
el presente, tómalo y aquel que recibió a Colón
en aquel año de mil cuatrocientos noventa y
dos siente que su corazón plano se hincha de
una emoción virtual voluminosa, que su vida virtual
adquiere la virtud de tener virtualmente un
sentido virtual maravilloso.

En :
Sergio Altesor , Serpiente, Vintén Editor, Montevideo, 1999